Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘pregón’

Os brindamos una síntesis de Santiso de este año

Anuncios

Read Full Post »

Pregón leido por NETO en la Fiesta de San Tiso del domingo, día 29

Señores vecinos y bodegueros de Santiso: (comienzo así porque me dijeron que en los discursos oficiales había que nombrar primero a las autoridades, y qué duda cabe que, tanto las gentes como los propietarios de estas bodegas, son unas grandes autoridades en lo que al vino se refiere, así que para vosotros mi primera mención, que sois hoy el alma de la fiesta, y así de paso dejo desprovisto de pompa y solemnidad esto que no quiere ser un discurso, sino unas palabras de cariño y de recuerdos, entretejidas con la urdimbre de la evocación, como las maniegas que portan los vendimiadores, y que tan bien supo reflejar nuestro arquitecto-bodeguero Ramón Puerto en la fachada del Museo del Vino, que tenemos aquí tan cerca).
Pues, como decía, señores vecinos y bodegueros de Santiso, autoridades, y gentes que os dais cita hoy aquí:
Es para mí un honor que hayan pensado en mí a la hora de ofreceros unas palabras en este día. Honor que agradezco doblemente, primero por la deferencia hacia mi humilde persona y mi labor, y segundo porque me brinda la ocasión de venir nuevamente a mi pueblo; porque como sabéis, yo soy de aquí al lado, o sea soy de casa, y para mi la cita de Santiso no resulta nada extraña, más bien al contrario, hablar de Santiso supone evocar una continua colección de momentos y sensaciones, de esas que tenemos depositadas en algún lugar del archivo de nuestra memoria. Recuerdos todos entrañables, esparcidos a todo lo largo de mi biografía, desde la más tierna infancia hasta ayer mismo.
Las primera evocaciones de Santiso no son recuerdos propiamente dichos. Yo no me acuerdo de ello, más bien se trata de la restauración de recuerdo que vuelvo a reconstruir y archivar a partir de unas fotografías del album familiar. Se trata de una foto en la que yo, que tendría cuatro o cinco años, junto con mis hermanos y algunos primos estamos sentados en algún punto de estas inmediaciones. Lo sé porque mi madre, al llegar a esta foto siempre decía –Esto fue en Santiso. Además, teníamos todos un pasamontañas de lana por cuyo agujero asomábamos la cara, señal de que, efectivamente, tenía que ser invierno. Sujetábamos todos en las manos un pedazo de empanada de chorizo, más grande que el agujero por donde asomaban nuestras caras. Ya dije que es un recuerdo reconstruído a partir de aquella imagen, así que no me acuerdo ni del frío que hacía ni de si fui capaz de comerme yo solo todo aquel enorme trozo de empanada.
El primer recuerdo que realmente sí puedo llamarlo así, se entremezcla curiosamente con una de mis actuales aficiones y pasiones ocultas, o no tan ocultas. Desde hace algún tiempo vengo atesorando una amplia colección acerca de Tarzán, libros, pero, sobre todo cómics, género que como sabeis forma parte de mis pasiones y de mis profesiones. Me gusta coleccionar las publicaciones tanto de España como del resto del mundo acerca de este personaje, especialmente las publicaciones originales en la prensa americana (que, por cierto, no entiendo, porque solo hablo español y asturiano) . Tarzán es uno de mis mitos infantiles, y el origen de esa devoción está curiosamente entrelazada con Santiso. Resulta que un día de San Tirso de yo qué sé qué año -pero no tendría yo más de seis o siete-, era domingo, y echaban en el cine la película “Tarzán de los Monos”, aquella no menos mítica película, todo un clásico, protagonizada por Johnny Weissmuller, que era según mi padre –porque la película era de la época de mi padre- el mejor Tarzán de la historia, de todos los que lo habían protagonizado. Así que aquel domingo mi padre nos cogió a mis hermanos y a mí y nos llevó al cine. Era en el Cine Toreno, le llamábamos “el cine de abajo” (había dos cines en Cangas, y le llamábamos así para distinguirlo del “cine de arriba”, que era el Cine Trébol, en El Paseo). Tras salir del cine nos encaminamos rumbo a Santiso, donde seguro mi madre nos estaría esperando con la empanada de chorizo. Ni que decir tiene que durante todo el trayecto no hicimos otra cosa que hablar de aquella maravillosa película que nos acababa de deslumbrar, de todas las escenas: las peleas con las fieras, la gracia de la mona Chita, la lucha con aquel enorme gorila, los pigmeos –que eran enanos pintados, pero esto entonces no lo notáramos – , los desplazamientos en liana –que no era él sino un trapecista, pero eso tampoco lo notáramos-; y el grito, aquel agudo y peculiar grito, que a cada poco intentábamos imitar. Yo había quedado atrapado por la magia del cine, por aquel universo de aventura y fantasía.
Y no tendría mayor trascendencia aquella tarde de cine, aquel dia de San Tirso, si no fuera porque aquella, además, fue la única ocasión en que fui al cine con mi padre. La primera y la única. Tiene ese valor testimonial. Luego, claro, que fui al cine, todos los domingos, el cine era parte consustancial para los niños de mi generación, íbamos todos los domingos, los hermanos juntos, o acompañados por toda la panda del bloque. La película que echaran iba a determinar los juegos del resto de la semana: a espadas, al oeste, a polis, a Tarzán… Pero aquella vez fue especial.
Sigo rebuscando en el archivo de la memoria y también me veo, años más tarde, bajando a Santiso en panda con todos los nenos de los bloques del Carmen. O mejor debería decir “subiendo”, ya que el río va hacia Cangas, y venir de Cangas a aquí es subir y no bajar. Pues de aquellas otras ocasiones en que ya veníamos por nuestra cuenta, recuerdo el comer el bollo todos juntos en algún prado de los alrededores, y sobre todo el arsenal de petardos del que nos proveíamos, y que comprábamos en el puesto de alguna avellanera que nunca faltaba, para pasar la tarde tirando petardo por aquí, petardo por allá.
También me resultan entrañables las ocasiones en las que bajaba con mi padre el dia de San Tisón, a cenar en alguna de las bodegas. Costumbre que también repetí en multitud de ocasiones posteriormente con los compañeros, o mejor debería decir “compeñeros”, de la Peña El Cachu, a la que siempre pertenecí.
Son todos recuerdos imborrables y momentos entrañables que me producen todos ellos una agradable sensación de felicidad y el dulzor de la nostalgia.
En fin, los recuerdos ahí están, para echar mano de ellos cuando nos hagan falta, y nosotros hoy estamos aquí, en el presente, para la puesta de largo de los vinos de esta añada. Hoy es la presentación en sociedad, la prueba, y seguro que una vez probados serán aprobados, porque el vino de Cangas pasa hoy por uno de los mejores momentos de su historia, si no el mejor; en cuanto a calidad se refiere.
Confieso que no soy bebedor, a pesar de ser cangués, y a pesar de pertenecer a una cofradía del vino (que eso tiene más delito). Pero así es, ¡qué le vamos a hacer! Eso sí: me gusta que este caldo esté presente en aquellas ocasiones que considero especiales. No distingo un rioja de un ribera de duero o un penedés de un toro. En mi corto discernimiento al respecto sólo distingo dos clases de vino: el que me gusta y el que no me gusta. El vino de Cangas está entre los que me gustan, y entre los que distingo, porque el de Cangas sí que lo distingo. Su sabor me es familiar, porque como soy de aquí su presencia estuvo siempre en mi entorno, asociado a mi vida diaria, era parte de lo cotidiano. De pequeño iba con un garrafón a alguna bodega para proveer de vino la casa, era parte de mis tareas. Así que tengo muy grabado el olor de las bodegas, de las barricas, y los olores son a veces más evocadores aún que las imágenes. El vino forma parte de la cultura material de esta zona, el vino es algo de casa, y es una de nuestras peculiaridades diferenciadoras. Hay todo un universo de tradición y de etnografía en torno a la cultura del vino en esta comarca del suroccidente.
¡Cuántas veces los cangueses hemos tenido que hacer de embajadores de nuestro vino! Lo propagamos en cuanto tenemos ocasión, lo recomendamos, lo regalamos… o así debería de ser; debemos de apoyar y defender lo nuestro. Me molesta profundamente cuando compruebo que en algún lugar de Asturias, en algún restaurante, ni siquiera conocen que en esta zona de Asturias hay vino. Hace poco estuve en uno, de cuyo nombre no me acuerdo ni quiero acordarme, y, al comprobar que en la carta de vinos no figuraba el de Cangas, le pregunté al maitre intencionadamente: –¿No tienen vino de Cangas?. Y me contesta: –¿Del Narcea o de Onís?. Casi me tiro a él. Yo le quitaba la pajarita y lo ponía a cavar viñas, para que se enterara de que aquí hay vino. Luego se les llena la boca promocionando la cocina asturiana, los productos asturianos, como si el vino de calidad de Cangas no fuera un producto asturiano. Pues sí, es un vino asturiano, el único para más señas. Y como su propia denominación indica: “de calidad”. Porque ahora sí que podemos decir con la cabeza bien alta que es de calidad.
Nos toca hacer de embajadores, y ¡cuántas veces también de abogados! Y no nos faltan razonamientos para defender nuestros caldos allá donde sea. Cuando nos dicen –El vino de Cangas es muy ácido. – Bueno, no tanto, ahora eso está controlado ¿usted lo ha probado recientemente?. O: ¬ Es muy caro en comparación con un rioja. ¬–Claro hombre, como que la producción de aquí no es como la producción de La Rioja ¿usted ha visto estas laderas? En fin.., eso es lo que debemos hacer todos los cangueses, ser los primeros embajadores de nuestros vinos.
Es una de nuestras señas de identidad. Y de nuestra Historia. Siempre pensamos que el vino lo introdujeron aquí los monjes benedictinos del monasterio de Corias en el siglo XI, pero las últimas investigaciones retrasan esa presencia mucho más atrás, a la época de los romanos. Al final eso les vamos a tener que agradecer; se llevaron nuestro oro, pero al menos nos dejaron las cepas de la vid, este “oro rojo”. Y si no fuera porque Estrabón ya dejó escrito que los astures no hacían vino (que lo iban a robar a sus vecinos del sur, los vacceos) a estas alturas estaríamos investigando en los numerosos castros de nuestros antepasados pésicos si en alguno de ellos, además de restos de murallas, de fosos, o de casas redondas aparecía también alguna bodega.
Pero no, parece que Estrabón no mentía, porque de momento no apareció nada, aunque también es verdad que de los cincuenta castros que habrá por el concejo, solo se excavó en uno. Lo dejamos en que fueron los romanos. Me imagino la escena, los pésicos de la época, maniega al hombro, en la villa del prócer romano. –Ave Antonius, los que van a vendimiar te saludan.
Así que echando cuentas, hoy vamos a asistir, pues, a la presentación de la cosecha número dos mil, o dos mil y pico.
Hoy se celebra aquí la festividad de San Tirso, santo casadero –como suele decir Juaco en sus crónicas-, y santo modesto, que diría yo. Y lo digo porque resulta que la imagen colocada en el lugar principal de la capilla no es la de San Tirso. Él, el auténtico, está al lado, en otra imagen más modesta, y sin decir ni mú. Él sabe que lo importante no es la estatua, sino la devoción; y la devoción de los que aquí acuden va para él, que es lo que cuenta, aunque la gente lo haga mirando a otro.
No te preocupes Tirso (permíteme que por lo de la confianza, no te trate de San), mira si no lo que le pasa a la patrona de la villa, la Magdalena, que es peor. Resulta que sí; ella tiene la imagen más grande, en el mejor lugar del gran retablo y en una maravillosa basílica. Sin embargo la que se lleva la devoción, y la mejor fiesta, es la Virgen del Carmen.
Permíteme, querido Tirso, que te felicite con cierta anticipación porque sé que dentro de muy pocos años vas a cuplir los mil años. Eso sí, te recomiendo que pidas como regalo que por lo menos te restituyan en el lugar de la capilla que te corresponde.
Nada más, que si digo todo lo que querría decir me alargaría tanto que al final, en vez de presentar el vino del año presentaríamos un gran reserva.
Cumede ya bebede ya facéi pulu que hai.
Ya con eso, alón. Viva Santiso.

Neto

Read Full Post »

EL CARMEN Y LA MAGDALENA DEL 2010

Un reportaje de José Luís R. Mera

El autobusero de Artesanos

Luís Arias recibe a título póstumo la Medalla de Oro de Artesanos, organizadora de la Descarga

Luís Arias Fernández recibía el pasado siete de julio, a título póstumo, la Medalla de Oro de la Sociedad de Artesanos, organizadora de la Descarga, “en reconocimiento a la labor realizada en defensas y difusión de la misma”.
Eran sus hijos Luís y Jorge, arropados por muchos familiares, los encargados de recibir la insignia de manos del presidente de la Sociedad, Juan Fernández.


Jorge aseguró sentirse satisfecho y agradecido por “el honor que para nosotros representa que Artesanos haya concedido esta medalla a mi padre”. Recordó como éste “siempre colaboró en todo y con todos. Cuando llegaban estas fechas se revolucionaba y andaba pendiente de todo. En la Jira de Artesanos a Santana el día 22 de julio, el autobús de Chichi (como ere popularmente conocido Luís) era siempre protagonista. No faltó nunca desde que inició la empresa y no había contrato alguno, era un contrato de corazón. Los Artesanos sabían que, llegado el momento, el autobús y Chichi estaría allí”. Tanto Jorge como Luís aseguran que “siempre, mientras siga la empresa, los Artesanos tendrán cada 22 de julio el autobús de la Jira a su disposición”.
La viuda de Luis, Blanca, no se atrevió a acudir al acto “no puede con los nervios” aseguraron sus hijos.
El secretario de la Sociedad responsable de la Descarga, Antonio Ochoa, escoltado por toda la ejecutiva en pleno y debidamente uniformada, precisaba que “Artesanos quiere honrar hoy la memoria de Luís Arias Fernández con esta Medalla de Oro que entregamos a su familia y que queremos que simbolice nuestro cariño, nuestro agradecimiento y nuestro reconocimiento a quien fue una gran persona y un gran Artesano”.
Refiriéndose a Luís, Ochoa señalaba que “no solo colaboró desinteresadamente con Artesanos sino que lo hizo de manera continuada y notoria y, además, él y su Chichibús se han convertido en un mito que ha ido creciendo a lo largo de los años”. Con humorística socarronería Ochoa señalaba que “entre las historias que contaremos a nuestros nietos estará la de aquel fabuloso Chichibús de la Jira que funcionaba solo para Artesanos y que era tan listo que no necesitaba que chicha los condujera, sino que bastaba que caminase a su lado como un amigo. Un autobús en el que cabrán, en el recuerdo, generaciones enteras de cangueses y descargas enteras de voladores”.

Una romería sin santo y con mucha pólvora y viandas

Todo comenzó como idea de un día entre un grupo de peñistas con ganas de folixa. Pocos años después, la Peña Barriga Hubiera ha hecho de la Romería del Prao del Molín un acto dinámico y popular dentro del programa de las Fiestas del Carmen.


Y este año se cumplió una vez más la ya tradición con la especial colaboración de un día espléndido que llevó al prao, por cierto enclavado en el corazón de la villa canguesa, a numerosos cangueses de todo tipo y condición, pero sobre todo a muchas peñas, dispuesta a calentar motores de cara ya a la esencial y explosiva (en todos los sentidos ) semana que se avecina.
En esta original romería, los niños adquieren un especial protagonismo y de la mano de veterano expertos inician su acercamiento al mundo de la pólvora aprendiendo a respetarla y manejarla partiendo de pequeños voladores parecidos a los petardos pero que tienen vuelo. Para ellos se organizan también gran número de actividades y juegos en los que el agua, el río discurre paralelo al prao, y la espuma adquieren especial protagonismo, no solo para los pequeños todos sea dicho. La citada espuma llega de la mano de Bomberos de Asturias que se desplazan desde la cercana base de Tebongo y que también disfrutan tanto como los romeros. Por cierto que es ésta una romería sin santo, una romería totalmente profana y faltaría más, pantagruélica, como corresponde a toda romería del suroccidente que se precie.
Y dentro de la originalidad queremos resaltar que también se celebró la III Bajada de carros de rodamientos y el Campeonato de Asturias 2010 de carrilanas. Fue en la fuerte pendiente que une la aldea de Curriellos, en la carretera que lleva al Acebo, con la villa canguesa. Ambos acontecimientos cuentan con todas la bendiciones, con parque cerrado, cronometradores y cuanta parafernalia acompaña a cualquier tipo de rally motero o automovilístico.
Los carros de rodamiento se conforman básicamente con una madera plana a la que se incorporan ruedas metálicas provistos de rodamientos y la carrilanas son artilugios similares a un kart, pero sin motor ni ningún tipo de mecanismo de propulsión, para descensos por carreteras asfaltadas de montaña. Simplificando: artilugio con ruedas que se tira por una cuesta y toma velocidad por si sola.

FESTIVAL DE LAS PEÑAS

La Peñas de la Pólvora pusieron el pasado 12 de julio la nota musical y humorística en la ya lanzada programación de las canguesas fiestas del Carmen. Con el anfiteatro del Fuejo lleno a rebosar, las peñas, con muy rotunda mayoría femenina, no dudaron en adaptar notas y letras a la actualidad festiva pasando revista a personajes y situaciones locales con gran desparpajo y picardía.
El concierto de las peñas, que organiza la del Refuerzo, nació con una línea un tanto seria que ha terminado en un festival de verdadero humor, en la línea de la charangas de los carnavales de Cádiz, en el que los peñistas, pero muy especialmente las peñistas, aprovechan para poner letra a melodías conocidas y más o menos populares en las que se critica jocosamente la situación política local o se resaltan las actuaciones de algunos personajes populares de la villa.
Los tres miembros del jurado, que lo tuvieron harto difícil, decidieron conceder el primer premio a la peña El Mortero, en este caso con la aquiescencia del público que apoyó la decisión con grandes aplausos. Los ganadores montaron un número cómico musical, en el más puro estilo zarzuelero, en el que una mujer, partiendo de que el marido no había vuelto a casa desde que salió a celebrara el triunfo de España en el mundial aprovechaba, interrogando a amigos del interfecto y al propio, para pasar revistas a las juergas y comilonas de Cangas, especialmente en estas fechas, a los problemas médicos que conllevan y a los que, ni su marido ni los amigotes, al igual que ran parte de cangueses, ni hacía, ni hacen caso alguno. En el otro terreno incluso le insinuó si no sería mejor que acudiera a Madrid a participar en el día del orgullo gay.


Como segunda clasificada quedó la peña femenina La Candelina que, con gran ironía, pícaras letras y muchas dobles intenciones en las palabras, pasó revista a bares y personajes de la villa relacionándolos con otros del mundo del famoseo. Ni el cura se libró de sus alusiones.
Como tercera clasificada, una peña muy joven, La Tirada, fue pidiendo a un hipotético camarero bebidas o regalos para todas las peñas canguesas jugando con sus nombres y cambiando la música de referencia en cada una de ellas.
Los componentes de Espolín decidieron dar a su actuación un aire navideño adaptando los villancicos a los voladores o “los peces en el río” a “mira con beben los miembros del Espolín”. La burra que iba a Belén en este caso no llevaba chocolate sino docenas y docenas de voladores.
En la tarde del 14, la pólvora iniciaba su camino de la mano de las peñas Xiringo, Carmen, Xareu y Mortero para, seguidamente, iniciar todas un gran desfile en el que el humor, cánticos y bailes son especiales protagonistas. Desde ese momento, las noches dejarán de existir como tales en la villa. Dadas las temperaturas que se anuncian seguro que el agua que se arroja desde balcones y ventanas será especia protagonista. En este contínuo crecer de pólvora, a las doce de la noche dispararon Barrico y Refuerzo para, seguidamente, iniciarse los fuegos con Carcasa, Folixa, Castaña, Magayu y Mortero. Mucha calidad y un gran éxito en todas las líneas.

La TPA emitió el programa “Sones” desde la villa del Narcea

La televisión del Principado dedicaba el concurso de folclore asturiano “Sones” al Festival de Cantares de Cangas, que se desarrolló dentro de los festejos de El Carmen. La cadena autonómica grabó el espacio en el Teatro Toreno de Cangas del Narcea lleno a rebosar de entusiastas seguidores. Por el mismo pasaron los mejores representantes de la tonada, la gaita y los bailes regionales del suroccidente asturiano.
El programa, seguido en la villa por gran número de personas, especialmente en los bares tanto de la villa como del concejo, fue presentado por Sonia Fidalgo (Conexión Asturias. Fin de semana) y contó con las actuaciones de Manuel López, “Carujo”; Manuel Santiago Menéndez; Soledad Rodríguez Corros; Manuel Rubio; Enrique Campo Martínez; Antonio Álvarez, “Chicote”, bodeguero y dueño del popular bar del mismo nombre en la villa canguesa; Adotino, “Tiso”; José García García; José Manuel Tronco Valle; Alicia; y José Manuel Pérez Rodríguez como representantes de la tonada.
La Coral Polifónica de Cangas fue la encargada abrir este festival de hora y media de duración. No faltó tampoco la gaita, de la mano de Pablo Carrera, ni la canción popular con la guitarra y la voz de Pedru Pereira. Los bailes de los grupos folclóricos Baille y Pandeirada se sucedieron a lo largo del programa que cerró con la actuación del grupo folk Brandal.
También dentro de la programación festiva tenía lugar en el Parque del Fuejo un festival de tonada, el segundo que se celebra en esta semana de festejos.

LA NOCHE MÁS LARGA DE CANGAS DEL NARCEA

Fernando Romay disparó el primer bombazo del Carmen desde el balcón del ayuntamiento tras pronunciar el pregón

 

En la procesión mañanera del 16 se disparan a mano “barrenos” de más 250 grs. de peso y varas de al menos 2,20 m.

El balocentista Fernando Romay era en la tarde noche del pasado 14 de julio el encargado de pregonar las fiestas del Carmen y la Descarga y lanzar al cielo el primero de los miles de barrenos que durante esos días llenaran de estruendo los valles del Narcea y el Luiña.


Tras el pregón, primer gran disparo de pólvora a cargo de las peñas Xiringo, Carmen, Xareu y Mortero para, seguidamente, iniciar todas las peñas un gran desfile por las calles de la villa en el que el humor, los cánticos y los bailes fueron especiales protagonistas. Desde este momento, las noches dejarán de existir como tales en la villa. Dadas las temperaturas se agradeció el agua que se arrojó desde balcones y ventanas a los cientos de jóvenes y no tan jóvenes que participaron en el desfile. Al terminar el mismo, en el patio del ayuntamiento, se procedió al reparto del bollo y el vino.


La pólvora iniciaba su continuo crecer y así, a la una de la madrugada, se iniciaba la primera tirada de fuegos de artificio a cargo de La Carcasa, Folixa, Castaña, Magayu y Mortero en tirada conjunta.


Por otra parte, entre explosiones y caipiriñas, los cangueses viven del 15 al 16 la noche más larga del año. Muchos son los que amanecen en los alrededores del Prao del Molín, centro neurálgico de la Descarga, para presenciar la mañanera procesión de la imagen de la Virgen del Carmen y el disparo de las salvas de las peñas del Cachu, L´Andolina y Ramilletera . Otro espectáculo digno de vivirse es el disparo a mano de los llamados “barrenos”. Unos voladores de unos 260/300 gramos de peso que han de dispararse desde lugares que permitan al tirador que la vara, de unos 2,20 metros o más, pueda colgar hacia fuera. En la mayoría de los casos se hace cumpliendo una promesa e incluso, en el caso del actual presidente de Artesanos, Juan Fernández, ha pasado de abuelo a padre y nieto. Se disparan al paso la Virgen. Estos mismos barrenos son los que dispara cada uno de los socios del Voladorón, en triadas, y aumentando el ritmo según se acerca la hora de la Descarga. En este caso utilizan un soporte de seguridad en el que colocan el barreno.
Previamente, a las doce de la noche del 15, las peñas Arbolín, Sarmiento y Esencia, dispararon múltiples andanadas de voladores para, seguidamente, efectuar una tirada conjunta de fuegos de artificio y pólvora en la que intervienen Alpargata, Barriga Hubiera, Amistad y Juerga Civil con remate de pólvora de L´Estruendo que celebran sus bodas de plata y prometen emoción a raudales con sus remates de barrenos y bombas. Como es tradicional, las explosiones durarán toda la noche hasta que con la llegada del nuevo día las peñas de la mañana del 16 tomen el relevo.

Equipos especiales velan por la seguridad de la Descarga
Los accesos a la villa quedan cortados desde las ocho y media de la mañana del 16 hasta que termina la Descarga

La villa de Cangas del Narcea queda totalmente aislada desde las siete y media de la tarde del 16 hasta más allá de las ocho y media cuando en el cielo haya estallado el último volador de la Descarga del 2010. El último de los cerca de 60.000 mil que desde primeras horas de la tarde de ese día aguardan instalados en las máquinas del Molín, en el centro de la villa, Los Nogales o El Fuejo, a la espera de su momento. Igualmente lo hacen los cientos de cargas que habrá de ser disparadas a mano por cerca de seiscientas personas entre tiradores y sus ayudantes que aquí llaman apurridores .
Todas las carreteras de acceso a la villa quedan cortadas tanto de entrada como de salida dejándolas totalmente limpias por si es necesario poner en marcha cualquier operativo de emergencia. Así pues, todos aquellos que quieran acercarse hasta la villa del Narcea han de hacerlo antes de esa hora. Desde la coordinación de seguridad también se recomienda dejar estacionados los vehículos en los aparcamientos habilitados en las entradas desplazándose a pie hasta el centro de la villa.


Por todo ello, el presidente de la Sociedad de Artesanos, responsable de la Descarga, Juan Fernández, señalaba que, dada la cantidad de pólvora y público que se concentran en la villa en estos días, “determinan que las medidas de seguridad hayan de ser extremas”. Argumenta Fernández que “con ello se persigue, aparte de asegurar la integridad de los propios tiradores, el facilitar que el acceso de los visitantes cuente con el mayor grado de seguridad y fluidez posibles”. Para ello, Artesanos y responsables de seguridad de diversas áreas piden año tras año “la máxima colaboración de locales y visitantes, ya que sin ella todo será mucho más complicado”.
El Plan de Seguridad que cubre la Descarga de Cangas del Narcea se ha ido reforzando y perfeccionando hasta completar un dispositivo que mueve unas 250 personas, de ellos 100 voluntarios de Cruz Roja llegados desde muy diversas provincias. Un plan que “está perfectamente diseñado y creemos cubre cualquier contingencia, aunque siempre es mejorable pues no hay que olvidar que lo que manejamos es pólvora” asegura Juan Fernández. El plan permitirá movilizar a 11 ambulancias, 3 UVI móviles; 2 vehículos de intervención rápida, 2 puestos médicos avanzados, diversos puestos sanitarios ubicados en lugares estratégicos de más riesgo; un hospital de campaña, y una dotación humana de un centenar de profesionales y voluntarios, a lo que se sumarán efectivos de Bomberos de Asturias, Guardia Civil y Policía Local. Está previsto un perímetro de disparo delimitado e infranqueable en torno al centro neurálgico del Prao del Molín.
Media hora antes del comienzo de la Descarga, se prohíbe el tráfico por las principales arterias de la villa para que queden libres ante posibles emergencias. También se mantiene la prohibición de ocupar el puente de Ambasaguas antes de que llegue la imagen de la Virgen, norma esta que ni las fuerzas de seguridad logran se cumpla, dado que la procesión ha de pasar por el mismo En otros lugares una series de carteles advierten del peligro de colocarse en los mismos..
Igualmente la Sociedad dispondrá de una serie de personas identificadas como Personal de Seguridad con facultades para hacer cumplir las normas editadas así como aquellas que crean conveniente para el buen fin de su misión y evitar accidente y anomalías.

Una galerna cantábrica en el interior de Asturias

Cerca de sesenta mil voladores rompieron el cielo cangués en siete minutos cincuenta y seis segundos
Una galerna seca agitó en la tarde noche del 16 de julio la villa y el concejo cangués. Tras ella un silencio profundo, tan solo roto por el campanín de la ermita de Ambasaguas, se extendió por el valle. Fue el final de una galerna acontecida entre las montañas de los valles del Narcea y el Luiña . Fuero 7,09 minutos de un salvaje trepidar de pólvora rompiendo el cielo de la tarde canguesa. El estallido de cerca de 60.000 voladores conformando un espectáculo único. Fue el acompasado y rápido vaivén de más de seiscientos brazos de cangueses lanzando al aire volador tras volador en una acompasada sinfonía de pólvora. Fue la más trepidante y ruidosa oración que todo un pueblo de interior ofrece a la Virgen más marinera: Nuestra Señora del Carmen. Fue el increíble acontecimiento de la Descarga canguesa.


Tras el disparo del primer volador hubo un especial minuto de silencio en memoria del cangués fallecido en un lugar de tiro de una de las peñas en un golpe de mala suerte.
Seguidamente un espectacular y disparo a mano de cientos de voladores que protagonizan unos 300 tiradores ayudados por otros tantos apurridores , ayudantes cuya misión es poner en la mano de aquel un volador cuando apenas ha soltado el primero. Fue el momento más esperado por los cangueses durante un año. Un espectáculo de precisión y destreza que duro 3 minutos 53 segundos. Con precisión matemática, y tras el lanzamiento del primer volador, el círculo de fuego en torno al puente de Ambasaguas donde la procesión se detiene, se cierra en atronadora galerna. Las primeras máquinas arrancan en el Prao del Molín, En el minuto 3,40 arranca la primera del Prao del Molín; los tiradores apuran su ritmo. 6,06, arranca la segunda, 6,43, arranca la tercera. La del Fuejo lo hizo en 3,56 la e Los Nogales en el 5,58. La tierra tiembla. El acre olor de la pólvora se cuela por todos los rincones. Unos se tapan los oídos, otros gritan sin oír su voz. El ritmo de explosiones crece y crece cada vez a mayor velocidad. Las lágrimas corren por la cara llena de pólvora de muchos mocetones. Los tiradores terminan sus cargas y corren a colocarse para vivir el final. Es el momento culminante. Segundos antes del final, unos treinta morteros de la pólvora conocida como candelina griega suben al cielo ululando e inundando el valle de un largísimo quejido. El corazón de todos se encoge. Y entonces una tremenda explosión sacude cuerpos y suelo. Y se hace un silencio tan profundo como la explosión. El campanín de la ermita de Ambasaguas suena. Se reanuda la procesión y las lágrimas corren sin vergüenza ni tapujos y prodigan los abrazos. La oración de pólvora de Cangas se ha cumplido un año más. Cangas vibró con su Descarga. Apenas unos heridos leves por varas o carretillas caídos del cielo y algún que otra quemadura en los dedos.

Resaca de pólvora

Silencio total en la villa y comunicado oficial de la Peña La Esencia sobre la muerte de Luís Azcárate

Miles de varas de caña esparcidas por las calles más céntricas de la villa canguesa eran ayer muestrario fehaciente del paso del vendaval de pólvora que en la tarde del día 16, desde la veinte horas y dieciocho minutos, atronó en la villa canguesa e hizo vibrar a los nativos y, en muchos casos hacerse tapar los oídos o meterse la cabeza entre los brazos a los oriundos. Más de 60.000 fueron los voladores que se dispararon exactamente en siete minutos y cincuenta y seis segundos. Literalmente los cangueses lograron que el suelo vibrase al compás de sus voladores
Juan Fernández, actual presidente de la Sociedad de Artesanos vivió plenamente su primera Descarga como tal. “Todo ha salido a la perfección y, como siempre los tiradores y sus apurridotes han estado soberbios”. Pese a este lógico orgullo, Juan como todos los miembros de Artesanos, se sentían profundamente afectados por lo ocurrido con el miembro de la citada Sociedad, Luís Azcárate, en la madrugada del día 16. Fernández confirmaba, que en el cuerpo de Luís no había resta alguno de pólvora ni señal alguna de que hubiese sufrido el impacto de ningún volador
A este respecto precisar que la peña La Esencia, en la que militaba Luís, emitía una nota oficial en la que se señalaba que “La peña La Esencia en su conjunto, desde el presidente hasta todos sus miembros emite el siguiente comunicado: “Siendo el tristemente fallecido L. A. M. miembro de la peña La Esencia, ésta ha sido informada por parte de la policía judicial que lleva el caso, que la causa de la muerte se debió a un traumatismo craneoencefálico producido por una caída. La peña La Esencia lamenta profundamente lo sucedido y quiere mostrar todo su apoyo a sus familiares y amigos”.
El complicado Plan de Seguridad que se puso en marcha durante la Descarga funcionó como un reloj y se logró facilitar el paso de la imagen de la Virgen por el puente “romano” camino de su capital de Ambasaguas.
El día 17, el silencio fue absoluta hasta bien pasada ya el mediodía y ya en la tarde noche, la música vinoa sustituir a la pólvora con la celebración de la Noche Rock con la presencia de “Flyng Padres”; “Pingüino” y “Black Devil”.

LA MAGDALENA

Gigantones y cabezudos alternan con la música y una espectacular carrera en madreñas

La pólvora llenó de nuevo de luz y sonido la noche canguesa

Cangas del Narcea retomaba el día 22 su ruidosa actividad festiva con la celebración de la festividad de María Magdalena que, en contra de lo que suele creerse incluso entre los propios cangueses, es la patrona de la villa y no la Virgen del Carmen.
Ya a las doce de la noche, los fuegos llenaron de luces y explosiones el cielo de la mano de las peñas Sarmiento y L´Alpargata en sus versiones juveniles y los veteranos de La Forca. Seguidamente, y de forma conjunta, lo hicieron Candelina, Gandaya, Mortero, Palenque y Espolín.

Seguidamente, organizada pro la peña El Refuerzo, tuvo lugar la ya tradicional carrera de madreñas para todas las edades entre Ambasaguas y la Plaza del Ayuntamiento recorriendo la popular y empedrada calle Arrastraculos cuyo nombre viene claramente a definir las dificultades que presenta para si tránsito y que hizo que alguno de los participantes así terminase.
Previamente, a las doce de la mañana, y escoltados por el grupo cangués Son D´Arriba, gigantones y cabezudos recorrieron las principales calles de la villa para delicia de los pequeños y no tan pequeños.
Los cangueses sacaron en procesión a la patrona que, al llegar a la Plaza Conde de Toreno recibió el sonoro homenaje de pólvora de los miembros de la Asociación Mixta Santa María Magdalena.


A las cinco del a tarde, en la Plaza de la Oliva, tuvo lugar una gran chocolateada y, a las diez y media, se inició la cuarta gran verbena con las orquestas Waykas y Vivians.
Ese mismo día 22, tuvo lugar la Jira de los miembros de la Sociedad de Artesanos al Alto de Santana. Esta jira pone fin a los festejos y a su llegada a la villa son sus miembros lo que lanzan el último volador de estas fiestas del Carmen y La Magdalena del 2010.
A las nueve de la noche hubo una gran costillada popular y la quinta y última verbena con las orquestas Almirante, de Lugo y Noche de Gala, de La Coruña.

Y COMO SIEMPRE, LA JIRA A SANTA ANA DE LA SOCIEDAD DE ARTESANOSANOS PUSO FIN A LAS FIESTAS

Read Full Post »

El pasado mayo más de 1.400 firmas le consideraban como el más idóneo

El pasado día 23 de mayo eran ya 1.400 las firmas que en Facebook que pedía que el sacerdote Segundo Fernández Arias sea el pregonero de las fiestas del Carmen y la Descarga de este año en Cangas del Narcea. Y la cosa continuaba.

Jorge Koke abrió la idea al crear una página bajo el lema “Quiero que Segundo sea pregonero del Carmen”. Las firmas de apoyo no tardaron en ir apareciendo procedentes de un lugar u otro, de todos aquello por los que Segundo ha pasado dejando su especial impronta sobre todo entre los jóvenes. No dudamos de que también habrá voces discordantes. Casi seguro que algunas llegarán sin más argumentos que el de que es cura. Otras con el aquel tan clásico de los que, a lo largo del año, tan solo aparecen cuando se inicia la semana de Novenas y que suelen siempre preguntar ¿ y ese qué hizo por Cangas?.
Dejamos que conteste La Hoja del Acebo que en su número de mayo escribía:

“……..y creo que todos los que lo conocemos coincidimos en una cosa, ¡ES UN BUEN CANDIDATO!, y viendo el número de votos, uno puede hacer esta reflexión :¡Segundo ya es pregonero! .Su vida es un pregón decide humilde, bueno, simpático, acogedor… Y esto lo saben bien aquellos niños y jóvenes que disfrutaron de los campamentos, las convivencias, la catequesis, las misas. Con cinco años en Cangas del Narcea, Segundo se ganó la amistad de muchísimos cangueses. Después de ese tiempo decide cambiar de parroquia, como dice él “para estropear algo, y es destinado al Alto Aller, y soy testigo de que viven lo mismo que vivisteis en Cangas con él, y lo mismo en Oviedo, en la cárcel y actualmente en Colunga.”

Y yo podría agregar aquí muchos hechos reseñables, y anécdotas, pero no quiero sonrojarle, algo que, por otra parte, no es muy difícil. Segundo sigue yendo de un lugar a otro a casar o bautizar cangueses, a pasar unas horas con los amigos que ha dejado por todas partes … y sigue siendo la persona que más horas echa en llegar de la iglesia a la esquina de Cajastur. Algo habrá que idear para que el día 14 llegue a tiempo de pregonar las fiestas. Y estoy seguro que serán cientos las gargantas que entonarán aquello de : Segundín, Segundín, Segundín….

PD. Aunque aún no de forma oficial parece ser que el ayuntamiento cangués ha optado por traer de pregonero al baloncentista jubilado Fernando Romay (que como se sabe acumula gran cantidad de méritos en defensa de Cangas y el suroccidente). Aún así, y de conformarse esta decisión espero que el cántico “Segundín…., Segundín…. se escuche también en Las Almenas.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: