Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘vendimia’

Aumenta la producción del blanco cuya calidad se abre paso en los mercados

La IGP de los Vinos de la Tierra de Cangas ya ha facilitado las cifras correspondientes a la vendimia de este año. En total, en las seis bodegas acogidas a la cita denominación, han entrado un total de 121.000 kilos de uva, de ellas 86.000 correspondientes a las producciones de tinto y 35 a las de blanco. Ello viene a suponer un 50% de la producción total que se cosecha en todo el territorio de la marca de calidad. El producto de otras muchas pequeñas viñas se emplea para el consumo propio y su cantidad no está cuantificada.

La producción de tintos se mantiene en lo que a los tintos respecta mientras que la de los blancos aumenta ante la calidad que los mismos está presentando y, por ende, el aumento de la demanda.
El buen tiempo habido a lo largo del mes de septiembre y hasta mediados de octubre ha favorecido la maduración de la uva, que se recogió en unas condiciones “óptimas”, tanto en el aspecto fitosanitario como alcohólico. Para el presidente de la IGP, la calidad de este año es “bastante buena, aunque habrá que esperar a la primavera para calificar la añada”.
Distintos enólogos de diversas procedencias vienen destacando “el potencial y las variedades únicas de la comarca que dan como resultado unos vinos singulares, especialmente en lo que a los blancos respecta”.
Las primeras variedades que se vendimiaron, como el albarín blanco y el verdejo tinto, obtuvieron unos parámetros de muy buena calidad, aunque se producen diferencias entre unas zonas y otras al variar el proceso de maduración según las viñas, su orientación y las variedades. En un primer avance sobre la calidad de los vinos de esta añada se avanza que aparecerán con “muy buena calidad, mucha fruta y finura en los con una buena concentración de azúcares y grado alcohólico”.
Por otra parte se ha presentado el “Pesgos Roble 2009”, de la Bodega del Narcea, sita en Las Barzaniellas de notable calidad que ha permanecido nueve meses en barrica de roble francés y tres meses de afinado en botella. Por cierto ésta es de nuevo diseño, negra con capuchón y con el nombre serigrafiado en la misma, todo ello “como imagen de marca”, al decir de José Ramón Puerto, teniente de alcalde del ayuntamiento cangués y responsable de la bodega en el momento en que se tomó la decisión de envejecer toda la producción del año 2009 dada la alta calida de la misma.

Las características de nuevo vino han sido especialmente ensalzadas en Navarra por el enólogo José Antonio Cruz, del programa “Sopas con Onda” de Onda Cero. Tiene una graduación de 12,8 º, colo cereza, bueno en nariz con notas especiadas a pimienta, potentes aromas a frutos rojos, rotundo en boca donde el tanino s evuelve sedoso, fondo mineral al terruño y largo en el regusto.

Anuncios

Read Full Post »

Yo también vendimié aquel fin de semana de octubre. No fue la vendimia de La Reguerala o la del Conde de Toreno, pero se le asemejó bastante. Tampoco fue en un lugar tradicional. Acudí a los pagos de Casa Herminia, en la muy cultural Besullo, donde la pericia de los vendimiadores es tal que cuando llegué, pasadas las once, ya habían terminado.

Solo pude dar fe de la corta de unas tres hileras de albarín blanco en las que, al decir de Pepe, Pepe el Maestro, que ostenta el mayorazgo de los citados pagos, ya habían vendimiado páxaros ya raposas. Pepe es un vendimiador original. Tanto que es el único en el mundo entero que vendimia n´asturiano. Pero ello no le ayudó a capturar la raposa. Engaramó una especie de trampa con pito dentro para ver si la astuta caía. Nanay.
Pito y zorra siguieron sus caminos como si nada mientras las uvas iban desapareciendo. Dejó el perro atado en el proyecto de viña, pero tampoco. Las uvas seguían desapareciendo.

Uno de los vendimiadores, un peculiar besullense que en sus años mozos había vendimiado por Calzada de Calatrava, Tomelloso, Cataluña y otros lugares, que había contraído matrimonio tres veces encontrándose otra vez soltero, habló de los “higos pajareros”. Eso despertó recuerdos de mi niñez y rápidamente visualicé las higueras a que hacía referencia. Son unas higueras pequeñas, redondeadas, con unos higos muy dulces y pequeños, de poco valor, pero que colocadas en el entorno de las viñas logran que los pájaros acudan a ellas en manada y se olviden de las cepas. Seguro que Pepe encuentra pronto una versión en asturiano y las importa. “Figal de páxaros”, la llamaría.
Uvas no habría muchas, pero el vino corrió en abundancia demandado por jornaleros sin paga y asesores varios enfrascados en una discusión interminable sobre las calidades, sabores, graduaciones, clases de uvas, mejores combinaciones y todo cuanto a ustedes ocurrírseles pueda. Al fin y al cabo conocen esta situación igual o mejor que yo. Un vecino llegó con dos botellas para demostrar que su vino era el mejor. Otro no lo aceptó y acudió con otras dos. Pepe contribuía con las de la casa y José María, desde la parrilla, gritaba al ama:
-¡Que no falte vino, no vayan a enterarse en Cangas que en Casa Herminia se pasó sede!
A la hora de los garbanzos con bacalao, alguno que otro canturreaba o se encontraba calambucano. Garbanzos y parrillada demandaron de otras cuantas botellas y ahora también este cuntapeiro contribuyó a su vaciado pese a que al decir de nuestro hombre, el de los higos pajareros, para cuatro fotos que había hecho con un trozo de empanada y un vaso de vino iba bien servido. No se lo tuve en cuenta y, con permiso de Isabel y Elvira, yanté abondo y en buena compaña.

Read Full Post »

Cangas conmemora la presencia del ilustre escritor en la vendimia de 1.796

Ayer sábado, cuando en el 90% de los hombres y mujeres canguesas se afanaban en la vendimia, el “Tous pa Tous”, Sociedad Canguesa de Amantes del País, descubría una placa a la memoria de Gaspar Melchor de Jovellanos en la fachada de la casa de Peñalba, en la calle Mayor de Cangas del Narcea.
Precisamente en esta casa se alojó Jovellanos durante veinte días en octubre de 1.796 justo cuando en el concejojo se desarrollaba la vendimia.
Numeroso público se concentro frente al viejo edificio y escuchó atento las intervenciones de Jesús Menéndez Peláez, presidente de la Fundación Foro Jovellanos, y Javier González Santos, profesor titular de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo, editor de los Diarios de Jovellanos y socio del Tous pa Tous.
Ambos recordaron la figura del político y escritor y reseñaron la constancia de los dos viajes efectuados por Jovellanos a la entonces Cangas de Tineo
Fue el segundo viaje el más importante y el que ahora se rememora. Tuvo lugar entre el miércoles, día 5, y el viernes, 21 de octubre de 1.796, algo más de dos semanas,. Justo coincidió en ese año con la recolección de la uva, de ahí el expresivo título que Julio Somoza, su biógrafo, le puso al viaje: “A una vendimia en Cangas de Tineo.” Este relato nos descubre una villa nada anodina, con ciertos pujos capitalinos, estimulada por la concurrencia de dos casas aristocráticas (las condales de Peñalba y Toreno, creadas en 1.649 y 1.659, respectivamente) que pujaban entre sí en ostentación e influencia. Pero la voz en aquel momento la llevaba Joaquín José Queipo de Llano el V conde Toreno, que había ido reuniendo bajo su protección y estímulo un pequeño círculo de científicos, mecánicos y literatos entusiastas que elevaron el nivel cultural de la villa durante las dos últimas décadas del siglo XVIII.

Read Full Post »

Jovellanos acudió a la vendimia canguesa en 1.796

Hoy, sábado, 15 de octubre, a las siete de la tarde, el “Tous pa Tous”, Sociedad Canguesa de Amantes del País, descubrirá una placa a la memoria de Gaspar Melchor de Jovellanos en la fachada de la casa de Peñalba, en la calle Mayor de Cangas del Narcea, para conmemorar el bicentenario de su muerte. En esta casa de Peñalba se alojó Jovellanos durante veinte días. Durante este tiempo el político y escritor participó activamente en la vendimia de octubre de 1.796.
En el acto intervendrán Jesús Menéndez Peláez, presidente de la Fundación Foro Jovellanos, y Javier González Santos, profesor titular de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo, editor de los Diarios de Jovellanos y socio del Tous pa Tous.


Hay constancia de dos viajes de Jovellanos a Cangas de Tineo aunque quizás pudo haber un tercero, en el verano de 1.782, cuando según su biógrafo, secretario y hombre de confianza, Juan Agustín Ceán Bermúdez “recorrió entonces casi toda la provincia [de Asturias], indagando su población, el estado de su cultivo y de su industria, sus usos y costumbres”. El segundo viaje es el que ahora se rememora. Se extiende desde el miércoles, día 5, hasta el viernes, 21 de octubre de 1.796, algo más de dos semanas, coincidiendo con la recolección de la uva, de ahí el expresivo título que Julio Somoza le puso: “A una vendimia en Cangas de Tineo”, pues Jovellanos no lo destacó en el registro de su Diario.
Este relato nos descubre una villa nada anodina, con ciertos pujos capitalinos, estimulada por la concurrencia de dos casas aristocráticas (las condales de Peñalba y Toreno, creadas en 1649 y 1659, respectivamente) que pujaban entre sí en ostentación e influencia. Pero la voz en aquel momento la llevaba Joaquín José Queipo de Llano (1727-1805), el V conde Toreno, que había ido reuniendo bajo su protección y estímulo un pequeño círculo de científicos, mecánicos y literatos entusiastas que elevaron el nivel cultural de la villa durante las dos últimas décadas del siglo XVIII.

Read Full Post »

La imposición de la Cepa de Oro al sumiller del Billi, David Seijas,  dio la salida a las Fiestas de la Vendimia en Cangas del Narcea

El alcalde cangués las señala como las segunda en importancia del concejo tras la Descarga y pedirá al gobierno regional su apoyo a los viñedos “como elemento económico y distintivo del concejo”.

A las ocho de la tarde del pasado viernes, día 7 de octubre, arrancaban en Cangas del Narcea las fiestas de la vendimia; una fiesta, especialmente adoptada por los cangueses y que alcanza ya su décima edición. En el Parque del Minero se procedió a imponer la “Cepa de Oro”, que otorga la Juta Local de Hostelería, al enólogo del Bulli, David Seijas, que también fue nombrado cofrade de honor de la Cofradía del Vino de Cangas en el transcurso del Gran Capítulo que celebró al día siguiente, sábado. Esta distinción conlleva el nombramiento del homenajeado como “embajador del vino de Cangas”, acto que Seijas aceptó señalando que “lo recibo con entusiasmo y agradecimiento y lo llevaré con orgullo por toda España”

 

 

 

 

 

 

Seguidamente comenzaban las actuaciones folclóricas, exposiciones de artesanía y productos típicos, así como la apertura de las diversas casetas de las bodegas acogidas a la IGP, y otras de productos gastronómicos de la zona.
Alberto Martínez, de la Junta Local de Hostelería señalaba en ese día que la fiesta “siga desarrollándose en la misma línea de ediciones anteriores ya que cuenta con el respaldo de los cangueses y de todos nosotros y ello pese a que la crisis también se ha dejado notar”. Así fue.
En la presentación oficial, el alcalde José Luís Fontaniella señaló que llevará ante la Consejería “mi petición y exigencia de que desde la administración se siga apoyando a los viñedos cangueses y a los elaboradores del vino como elemento económico y distintivo del concejo”. Así mismo destacó la importancia de esta fiesta “la segunda en importancia del concejo tras las del Carmen de julio” y felicitó a todos aquellos que “con su trabajo y esfuerzo rescataron las viñas del olvido, y de su desaparición, con gran esfuerzo y trabajo”.

 

 

 

En la casa de la cultura se inauguraba paralelamente la exposición “La mirada en tiempo de vendimia”, retrospectiva fotográfica de lo que fueron las vendimias a principios del siglo pasado. Estuvo formada por 25 fotografías de vendimias anteriores a 1. 970 con la particularidad de que cada uno de ellas cuenta con los nombres o apodos de los que allí aparecen escritos al margen para poder ser identificados.

El gentío desborda Cangas

Una fuente de cuatro caños manando vino fue la atracción de propios y foráneos

Cangas se vio desbordada. Si al alguna duda quedaba ha quedado totalmente despejada en el fin de semana en que se celebró la X Fiesta de la Vendimia. Las calles se encontraban totalmente abarrotadas sin envidiar en cantidad al gentío que se acumula en el mes de julio en el entorno de la Descarga.
Kiti, la popular dueña de la tienda de flores La Plaza, dio la sorpresa y puso la nota de originalidad en uno de las plazoletas más céntricas de la villa. Entre flores, colocó una fuente cuyos cuatro caños manaban vino continuamente ante la sorpresa de propios y extraños. Las felicitaciones llovieron desde todas partes y fue el lugar más requerido para las fotos de recuerdo.

     Buen tiempo y cientos de cangueses y foráneos con ganas de pasarlo bien. La Cofradía del Vino celebró su VII Gran Capítulo con gran boato, admitiendo a tres nuevos miembros, tres mujeres y el alcalde cangués José Luís Fontaniella. También fueron nombrados cofrades de honor el catedrático de Oviedo Joaquín Lorences Rodríguez; el Gran Maestre de la Cofradía de Vinos de la Rioja y el sumiller David Seijas. Fueron muchas las cofradías que acudieron desde muy diversos puntos para acompañar a los cangueses y todos ellos llenaron las calles de un gran colorido.


Durante el domingo continuaron los actos con mucha animación en las calles que, de nuevo volvieron a llenarse aunque ya sin alcanzar la multitud del sábado.
En la Casa de Cultura, la exposición “La mirada en el tiempo de la vendimia” fue también muy visitada y comentada por los cangueses que de una u otra forma trataban de identificar a abuelos y bisabuelos en las fotos expuestas.
La Fiesta de la Vendimia ha sido acogida por los cangueses desde sus inicios con muchísimo entusiasmo, aunque también tiene críticas, especialmente en lo que a organización y desarrollo de los actos institucionales respecta. Demasiados y malos discursos y demasiada demanda de protagonismo por parte de quienes dicen hacer y en realidad deshacen.

Read Full Post »

Si septiembre continúa con sol y calor se recuperará y se mantendrá la calidad de los caldos

Vicente Merino adelante que este será “el año culmen del vino de Cangas”

Tras un difícil verano, el buen tiempo y el calor de septiembre han mejorado el optimismo de los productores de uva de la comarca de Cangas del Narcea que esperan que el mes cierre manteniendo el calor de las primeras semanas
El año vitivinícola no ha sido precisamente favorable y las condiciones meteorológicas habidas en un verano atípico e irregular con muy poco sol no han sido precisamente benignas. Las previsiones para el inicio de la vendimia se sitúan hacia la primera quincena de octubre, allá por el puente del Pilar, dependiendo siempre de la situación de cada viña en concreto. La excesiva humedad ha perjudicado a las vides que han tenido que soportar la aparición de hongos y enfermedades lo que ha obligado a los productores a un duro trabajo y una extrema vigilancia. Explican estos que el mal verano, “sobre todo julio” ha perjudicado la maduración retrasando la misma.
Desde la IGP se apunta no obstante que estas circunstancias “no tienen por qué influir en la calidad de los vinos tan solo que habrá que dedicarle más trabajo”. Aún no se atreven a cuantificar la producción total. Algunos han efectuado clareo de racimos dejando sólo lo mínimo para que haya buena producción, pero tratando de conseguir la máxima calidad de su producto.
De momento septiembre avanza de forma favorable y se espera que “el veranillo de San Miguel de el empujón definitivo a la producción, según explica
David Marcos Antón, de Bodegas Obanca, quien asegura que “estamos teniendo un año de mucho trabajo, de tratamientos, de deshojado antes de lo habitual para que no se acumule agua en los racimos y no pudran, y otros muchos trabajos. Estás más pendiente de todo, pero el vino va a ser igual de bueno que siempre.


Vicente Merino, propietario de la vinatería «La Moderna» en Oviedo y finalista en la última edición del concurso nacional de catadores “Nariz de Oro”, señalaba en una charla en Sotrondio el pasado día 9, con motivo de la celebración de la Feria de Muestras y Exposiciones de San Martín del Rey Aurelio, la excelente calidad de la producción existente en la parte occidental asturiana, y considera necesario promocionar e impulsar estos vinos en el que promete ser “el año culmen del vino de Cangas”.
Los vinos acogidos a la Indicación Vino de la Tierra de Cangas se elaboran exclusivamente a partir de uvas de vinificación procedentes de los concejos acogidos a la IGP y con las variedades de vid autorizadas: Mencía, Albarín Negro, Verdejo Tinto, Carrasquín Tinto, Picapoll Blanco, Albillo, y Albarín Blanco.
La producción de vinos diferenciados obliga a la selección de las mejores variedades, con plantas en buen estado sanitario productoras de uva de calidad. Así, se ha apostado por la recuperación de variedades y la obtención de material vegetal certificado para desarrollar la IGP y evitar la desaparición del viñedo de que determina un paisaje y por ello un valor patrimonial.

Read Full Post »

Miguel Ángel Revilla lo hizo en Cangas escuchando una semblanza de su niñez

Incluso los más dinámicos, atrevidos y cercanos al pueblo de los presidentes regionales como el cántabro Miguel Ángel Revilla, lloran.
Sucedió en Cangas del Narcea lugar al que el presidente acudió a recibir la Cepa de Oro que le había concedido la Asociación de Hostelería y que le acreditaba como el embajador del Vino de Calidad de Cangas del Narcea. Revilla había llegado a la carpa donde acontecía el evento en medio de saludos, autógrafos y fotos con unos y otros en un baño de popularidad y paisanaje.
Todo estaba preparado, las autoridades en su sitio, la organización atenta y los cangueses dispuestos a vitorear. El periodista local Miguel Ángel Pérez puso en marcha una preparada y emotiva semblanza del galardonado desde sus primeros años.
“Nació en el año 1943 en Polaciones, entre Peñalabra, que tiene 2.080 metros de altitud, y el Cuernón de Peñasagra, de 2.120 m. . Según él mismo dice es el producto de la mezcla entre un campurriano y una purriega. Su padre era de Campoo y en el año 40 llegó a Polaciones para trabajar como guarda de montes. Allí conoció a su madre, Rosa, que era purriega cien por cien”.
El presidente cruza las manos y mira al vacío. “Las condiciones de vida en aquella época eran especialmente duras. No había apenas infraestructuras, el día a día discurría entre el ganado y las labores del campo, sin apenas tiempo para cualquier distracción. En el pueblo donde vivían había una sola radio y en torno a ella solían reunirse los vecinos cuando anochecía, después de haber atendido al ganado”. El presidente se mueve inquieto y mira hacia uno y otro lado creo que sin ver. La semblanza sigue: “El frío y la nieve condicionaban la forma de vida y también la alimentación. Tenían una dieta bastante pobre, porque la patata era prácticamente el único cultivo que se daba. Asegura Revilla que sus recuerdos de la infancia en Polaciones son todos positivos y han condicionado en gran medida su personalidad”. Los ojos comienzan a humedecérsele. “Las experiencias que vivió de niño, la austeridad, el espíritu de trabajo, el esfuerzo que era necesario para salir adelante por la dureza del lugar marcaron su modo de ser”. Las lágrimas ya no pueden contenerse. “Con 11 años la familia dejó Polaciones y se muda a Santander. Revilla llora y sin tapujos ante el silencio de quienes antes le vitoreaban y que lo hicieron aún con mayor cariño cuando se cercioraron de que el presidente estaba llorando.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: